Las ventajas del co-working

ventajas-del-coworking

El mundo cambia constantemente, y lo que antes solíamos hacer para ganar dinero debe incluir un giro para ajustarse a las nuevas necesidades de las personas. La buena noticia es que la mayoría de estos cambios tienen un nuevo enfoque más personal. Es vital poner atención a las nuevas implicaciones que tienen las redes sociales y las facilidades que nos pueden traer los programas de computadora y comunicación mundial, pues en cierto sentido, todo esto puede contribuir, por fin, a la realización de los sueños e ideas propias: volverse jefe en lugar de empleado.

           Ante estos cambios, hay nuevas modalidades de trabajo que nacieron en el siglo XXI y que pueden traer grandes réditos a los negocios particulares. Uno de ellos es el coworking, concepto que mezcla las nuevas tendencias con las viejas para crear un sistema comunal de trabajo que ayuda en gran medida al buen funcionamiento de un trabajo independiente. Aquí se estudiarán algunas de las ventajas que dicha mecánica trae.

Reducción de costos

Tal vez una de las primeras ventajas, por ser la que más afecta a los futuros emprendedores, es la posibilidad de limitar la inversión de ciertas partes de nuestro negocio, con el fin de ampliar otras partes que nos gustaría atender más. En un principio, tener una oficina para laborar es un gasto excesivo que puede impedir que cualquier negocio en crecimiento haga algo que no sea endeudarse. El coworking permite la división y la posibilidad a varias personas de acceder a un espacio físico. Además, con las relaciones entre los socios, es probable ayudar a tener una confianza mayor y llevar a cabo otras inversiones de manera conjunta, con la garantía que produce el ya haber realizado este trato antes. Lo cual puede ir desde herramientas físicas para realizar una tarea, hasta las rentas de servidores para las páginas de internet. El inicio de un proyecto de este tipo puede asegurar nuevos espacios y proyectos a futuro.

Ambiente controlado

Quizá para muchos el anterior punto no tenga sentido. Pues trabajar de forma independiente implica que se pueda hacer desde casa. Sin embargo, quien ya haya hecho esto por un tiempo considerable podrá notar ciertos inconvenientes. Si uno no vive solo, muchas veces va a ser interrumpido por los otros habitantes de la casa, ya sea por los ruidos de la televisión, radio o cualquier otra actividad que realicen y que están en su derecho realizar, pues es un hogar que sirve para la relajación y esparcimiento. Y aunque uno viva solo, no puede evitar las molestias e interrupciones que pueden ocasionar los ruidos de los vecinos (sobre todo para los que viven en las grandes ciudades de México), las interrupciones de personas que tocan a la puerta o llaman por teléfono para hablar de productos, promociones u otros fines propagandísticos. Sin mencionar el hecho de que no todas las personas son muy disciplinadas; estar en casa puede ser sinónimo de distracción.

            Cuando uno opta por el coworking, accede a un ambiente controlado. Algo que está hecho exclusivamente para el trabajo. Este tipo de ambientes son muy buenos para muchas personas que se distraen con facilidad, pues al trabajar al lado de otros, psicológicamente, los incita a enfocarse.

Ayuda y trabajo en red

Un espacio de coworking es un espacio de ayuda. Si se realiza con personas afines a las actividades que se realizan, se puede pedir una ayuda con algún concepto o duda acerca del trabajo. También es bueno para realizar trabajos en conjunto. En este nuevo mundo de la información, nuevas plataformas como, por ejemplo, páginas web, suponen el trabajo de un colectivo de diseñadores, fotógrafos, escritores, publicistas y demás. Un ambiente de este tipo puede formar lazos para la creación comunitaria de sus propias páginas web. Quizá el ejemplo más burdo y menos redituable, pero que sienta las bases de futuras alianzas y trabajos en equipo con mayores ganancias.

            El sistema también permite las recomendaciones externas e internas. Las externas se refieren a aquellos servicios que lleguen a solicitar algunos integrantes de otros medios externos; dichos negocios pueden ser luego requeridos por otros; si los primeros avalan un buen servicio, los segundos pueden contratarlo, ya que tienen una recomendación que le ahorrará tiempo y dinero en la investigación. Las internas son quizá las más importantes, pues cada uno de los colaboradores puede ir promocionando el trabajo de sus colegas, para lograr así un soporte publicitario más amplio.

Ambiente humano

El problema del aislamiento en el trabajo en casa es que suele significar un aislamiento en detrimento de la salud. La convivencia con otras personas a veces reduce mucho el estrés. Un espacio de coworking puede volverse un punto de apoyo para sus integrantes y emanar constantemente energía positiva, vital para resistir los días o situaciones difíciles que suponen esta clase de trabajos independientes. Salir a comer y armar lazos de amistad, no sólo de negocios, puede también contribuir a que crezca de manera positiva el ambiente de trabajo.

Aprendizaje

Cuando uno trabaja solo o en una compañía con un solo objetivo, suele no salir de la misma línea y atiende los mismos problemas. En un espacio diverso como es el coworking, los integrantes pueden aprender de los trabajos del otro. La interacción entre los proyectos y enfoques es fundamental para que las mentes de los emprendedores estén en contacto con otras realidades y se inspiren para ir más allá, o revitalizar sus propios proyectos.

            En conclusión, el coworking es un modelo muy conveniente y con mucho jugo para aquel que quiera crecer de manera conjunta. Es un movimiento de apoyo que reduce las posibilidades de fracaso que la vida diaria posee.

Publicaciones Recientes

Deja un comentario