Métricos

Son una serie de medidas que analizan y determinan qué tan efectivo es el análisis de información y cómo éste puede aplicarse para reorganizar las estrategias de expansión de una empresa o proyecto en el mundo virtual.

Si bien existe mucha gente que desconoce de manera profunda qué es el SEO y los factores que necesitan tomarse en cuenta en este tipo de marketing, se debe saber que las técnicas de posicionamiento web no son milagrosas. En realidad se requiere de cierto tiempo para colocar y cotizar bien a un sitio de internet.

Lo anterior no quiere decir que la empresa o el dueño del sitio web tengan que permanecer en un estado de incertidumbre hasta que se arroje el primer resultado concreto y positivo. Al contrario, existen microprocesos que desde los primeros pasos que se den nos indicarán qué tan altas o bajas son las posibilidades de tener éxito.

Para que se entienda mejor la definición del concepto: dichos microprocesos son los métricos y su aplicación le brindará certeza a su compañía durante el lapso de tiempo que lleve concretar el posicionamiento web.

Uno de estos métricos consiste en analizar la posición del dominio web. Si en la fase inicial de optimización de la página escribimos en Google alguna de las palabras clave o keywords que deben dirigir al usuario hacia nuestro sitio, y el motor de búsqueda nos envía hasta el número 15 (estamos utilizando un ejemplo al azar), pero unas semanas después nos sube de posición hasta el lugar 5, tendremos una señal positiva de que el marketing de la página fluye y en poco tiempo nos encontraremos en los primeros lugares.

Otro factor esencial es el correcto análisis de keywords. Podríamos decir que estos métricos son uno de los procesos iniciales y definitivos para determinar la forma que irá tomando el proyecto durante su optimización y posicionamiento.

El número de enlaces entrantes, aquellos que vinculan al suyo desde otro sitio web, es fundamental para empezar a cubrir los parámetros de Google e ir ganando terreno.

El flujo de información y la correcta retroalimentación con el público tiene un papel esencial para que Google pueda empezar a considerar a nuestro sitio. Existe gente para la cual el impacto en las redes sociales no representa ninguna ganancia sustancial. Sin embargo, los parámetros tecnológicos de este tiempo hacen cada vez más evidente el hecho de que tener una cifra considerable de likes, preparar publicaciones y artículos atractivos, o definir tendencias, son algunas de las herramientas y necesidades más fuertes de la actualidad.

Existe un punto esencial en el análisis de keywords que puede servir de consejo para un gran número de empresarios: hay que elegir siempre las opciones más sólidas, una buena forma de utilizar los métricos. Supongamos que se trata de una compañía que prepara, embotella y distribuye bebidas carbonatadas, y durante el proceso de posicionamiento web se descubre que la palabra “refresco” arroja un número de búsquedas muy superior al del término “carbonatado”.

Aquí la opción a seguir es bastante evidente, sólo es cuestión de discriminar las keywords fuertes de las débiles. ¿Qué sucede si el cliente cree que “carbonatado” es una palabra que define con exactitud a su producto aunque arroje menos posibilidades de búsqueda? “Carbonatado” será la palabra clave elegida dentro de la estrategia de marketing virtual, ya que en primer término están los parámetros, necesidades y filosofía del cliente, aunque es cierto que las opciones de posicionamiento que ofrece una keyword fuerte no deberían, de forma ideal, ser desaprovechadas. Se trata, podríamos decir, de métricos perdidos.

Una keyword fuerte es un terreno seguro que permitirá al usuario la conversión o un nivel positivo de respuesta después de haber interactuado con el sitio web.

Es importante tener en cuenta que la inversión hecha para que una página de internet aparezca en los primeros resultados de la página uno de Google (el motor de búsqueda más importante en todo el mundo) valdrá cada peso gastado. El tráfico orgánico que se registre representará un costo monetario (por ejemplo, el número de ventas obtenidas a través de internet) el cual se verá reflejado a mediano y largo plazo en la economía de la empresa.

Existe una serie de datos complementarios para obtener resultados mucho
más precisos o especializados durante los microprocesos. La mayoría sirve para analizar o predecir la conducta de los usuarios: desde qué tipo de páginas hasta el número exacto de ellas que visita el internauta, así como el tiempo promedio que se permanece en cada una.

Un buen ejemplo de análisis serían aquellos usuarios que entran a una página web y no interactúan con todas las posibilidades que ofrece la plataforma, o, en su caso, aquellos que no permanecen mucho tiempo en el sitio. Si esto sucede, lo más probable es que la página contenga errores de diseño, que no esté actualizada, o que no ofrezca el contenido que el usuario está buscando.

Hay herramientas digitales que permiten determinar cuáles son las palabras clave o keywords mejor rankeadas afines a nuestra empresa o proyecto, lo cual permite que la relación del visitante con la página sea más fructífera, pues ayuda a vincular los intereses específicos del usuario con las pautas abordadas en la plataforma. Ello ayudará a determinar una estrategia a partir de los resultados obtenidos, disminuirá la tasa de rebote o bounce rate, y mejorará el flujo de page views para incrementar el posicionamiento del sitio web.

Si usted quiere posicionar el sitio de su empresa o compañía en los primeros resultados de búsqueda, no dude en acudir a Diseño y Optimización Online, una empresa 100% mexicana que cada día crece más para mantener su postura como la número uno en estrategias de SEO a nivel nacional y una de las principales en toda América Latina. Lo invitamos a explorar nuestra página web para que conozca todos los servicios que ponemos a su disposición y descubra los beneficios de contratarlos.